¿Subimos al Roque Nublo?

¿Subimos al Roque Nublo?

El Roque Nublo es para Gran Canaria lo que es el Teide para Tenerife o Timanfaya para Lanzarote: un lugar de referencia para todos aquellos que quieren conocer la cara más natural y auténtica de la isla.

En ocasiones, en la planificación de La Tejana hacemos una excursión al pueblo de Tejeda con una caminata de subida al Roque Nublo. Una de las caminatas que más me gustan.

Tras aproximadamente 45 minutos en coche desde La Tejana, llegamos al parking situado al pie del Roque Nublo, en la carretera que baja de Tejeda a Ayacata. Desde aquí iniciamos nuestro camino por la ruta más sencilla.

Se trata de un camino homologado por la Federación EspañolaInicio ascenso al Roque Nublo. Retiro de yoga La Tejana de Deportes de Montaña y Escalada como un sendero de tipo PR (Pequeño Recorrido) y si bien se hace sin ninguna dificultad, hemos de aclarar que es una subida, ascendiendo durante algo más de un kilómetro y medio, desde los 1470 m. hasta los 1813 m. de altitud. Aquellos con menos forma física  tendrán que hacer alguna que otra parada para coger un poco de aire. No obstante ‘la tortura’ tan solo dura 45 minutos y te regala unas vistas que bien valen no una, sino muchas paradas en el camino.

Nada más dar nuestros primeros pasos veremos que se trata de una ruta muy turística, no sólo por toda la señalización y paneles explicativos que veremos, sino por la cantidad de personas que solemos encontrar tanto en la subida como durante la bajada.

Pista de tierra en subida al Roque Nublo. Retiro de yoga La TejanaComenzamos a subir por una pista artificial de tierra-polvo. Desde el inicio ya nos encontramos con un bosque de pinos y retamas desde el que no perdemos de vista tanto al Roque Nublo como al Roque del Fraile, llamado así por su peculiar forma que recuerda a la de un Fraile con sus hábitos. A esta altitud es normal ver entre las ramas de los pinos ejemplares del pájaro pinzón azul de Gran Canaria y del famoso picapinos canario o pájaro carpintero. También es común ver surcando en el cielo a  águilas ratoneras, cernícalos y gavilanes.

Una vez se acaba la pista de tierra entramos en una subida tallada en la montaña que se abre paso entre pinos y rocas con muchos tramos de escalones que nos facilitan el ascenso. También encontraremos algunas alternativas al sendero que están menos pisadas y más inclinadas pero que nos permiten acortar camino si lo deseamos. Por este sendero sorprende la cantidad de tajinastes negros que podemos ver. Allá  donde mires ves uno. Además también hay gran cantidad de salvia canaria y de matas de jaras y jarones, arbustos y plantas que en primavera dan colorido al monte con sus bonitas flores blancas y rosadas.

Pronto nos encontraremos con una bifurcación que nos invita a realizar Señalización sendero Roque Nublo. Retiro de yoga La Tejanaotros senderos que se encuentran en la zona. Pero como hoy nos centraremos en subir al Roque Nublo seguiremos subiendo por el sendero S-70, que es el que nos interesa, hasta llegar a la ‘Degollada del Roque Nublo’ a 1709 metros de altitud. Cabe destacar que el último tramo antes de llegar a este punto es una cuesta muy pronunciada con tierra suelta que si no se hace con precaución o calzado adecuado puede costarnos algún resbalón, sobre todo en la bajada.

 

Vistas desde La Degollada del Roque Nublo. Retiro de Yoga La TejanaEn la ‘Degollada del Roque Nublo’ nos tenemos que parar obligatoriamente a disfrutar de las espectaculares vistas de las cumbres de Gran Canaria antes de proseguir con nuestra subida por el último y más divertido tramo del camino; una consecución de escaleras, pasarelas y muros a sortear que, aunque se hagan en un entorno totalmente seguro, nos hacen agarrarnos de las paredes en alguna que otra ocasión.

Una vez alcanzamos la explanada o tabla del Roque Nublo, con su peculiar aspecto lunar, formado por restos de diferentes erupciones volcánicas con más de 4 millones de años de antigüedad, podemos caminar libremente hacia el monolito, no sin antes acercarnos a ambos lados de los acantilados que flanquean el terreno para disfrutar de una de las vistas más espectaculares de Gran Canaria, solamente superadas  por las vistas de la caldera de Tejeda, Llanos de la Pez y Pozo de las Nieves que hay desde la base del propio Roque Nublo.

Antes de finalizar nuestro ascenso caminando alrededor de la base del Nublo, tenemos que hacer una parada obligatoria en su hermano, el Roque La Rana, llamado así porque su silueta recuerda mucho a la de una rana. Desde aquí también podemos observar unas esplendidas vistas hacia el oeste de la isla, incluso, si el día está despejado podemos ver La Aldea de San Nicolás y hasta la isla vecina de Tenerife. A sus espaldas hay una pequeña cueva que antaño albergaba la imagen de ‘la Virgen del Roque Nublo’ y que ahora puede ser usada para sentarnos a descansar y tomarnos algún tentempié para recuperar energía, con la advertencia de que los descarados cuervos casi seguro que se te acercarán esperando a que les des algo que picotear.

Después de que te hayas relajado contemplando el majestuoso Roque Nublo con su altura similar a un edificio de 22 plantas, de que hayas llenado tus pulmones con el aire puro que te ofrece el lugar y de que hayas gastado la memoria del móvil con un sinfín de fotografías de las vistas, tan solo te toca deshacer el camino que has hecho y seguir dejando a tus sentidos disfrutar, aunque ahora desde otra perspectiva.

 

Si quieres venir con nosotros a conocer este y otros emblemáticos lugares de Gran Canaria, echa un vistazo a los dos retiros de yoga especiales que tenemos preparados para este verano, ‘Semana del senderismo’ y ‘Pueblos con encanto’ pinchando aquí.

 

Panorámica de la tabla del Roque Nublo. Retiro de yoga La Tejana

 

Por Saulo Amado.

Volver