Senderismo en el Barranco de los Cernícalos

Senderismo en el Barranco de los Cernícalos

El Barranco de los cernícalos es considerado por muchos un oasis para el senderismo en Gran Canaria. Bajo mi punto de vista, es uno de los lugares más bonitos de Gran Canaria a los que se puede ir a caminar con toda la familia sin apenas preocuparse. Evidentemente, en la isla hay sitios más bonitos para hacer senderismo, pero su dificultad hace que no sean tan accesibles como éste.

Se trata de un sendero apto para casi todos los niveles, muy bien acondicionado y señalizado.

 Con, algo más de 8 kilómetros de ida y vuelta, el camino se hará en un total de unas 4 horas, contando con paradas obligatorias para disfrutar del camino.

Agua en el Barranco de los Cernícalos. Senderismo en CanariasDesde su inicio hasta el primer salto de agua, a unos 3 kilómetros y medio del comienzo del camino, la condición física que se requiere es media-baja. Al igual que los requisitos técnicos del camino que, salvo puntos muy concretos donde la dificultad aumenta un poco, también es de nivel bajo.

A partir de este punto, si queremos continuar, las exigencias aumentan considerablemente. Durante aproximadamente 800 metros más, tendremos que subir por rocas y terrenos resbaladizos; sortear troncos caídos, piedras sueltas y mucha vegetación. Recomiendo que a esta parte del sendero solamente accedan senderistas con experiencia. Conozco a varias personas que, por imprudentes, se han lesionado en esta parte del camino.

El desnivel total acumulado es importante, de unos 700 metros. Por lo que, quizás, será la única ‘dificultad’ que te encontrarás en el camino.

También hay que tener en cuenta el clima antes de ir. Si ha llovido, incluso 3 o 4 días antes, lo más seguro es que el camino esté embarrado y resbaladizo, por lo que un calzado adecuado será imprescindible.

 

El Barranco de los Cernícalos se encuentra en la zona de Los Arenales, en Lomo Magullo, en el límite entre los municipios de Telde y Valsequillo. Para buscarlo en un GPS puedes poner ‘Bco Cernícalos’ o ‘Merenderos de Arenales’; no obstante te dejamos un enlace a su localización en el mapa por si quieres comenzar la navegación desde aquí.

 

Inicio sendero Barranco de los Cernícalos. Senderismo en Canarias.Una vez hayamos dejado el coche en el parking del merendero de Los Arenales, comenzaremos a subir por una carretera de asfalto y hormigón hasta llegar a la entrada del sendero. Aquí encontraremos un cartel que nos indica su inicio y que nos vamos a adentrar en la Reserva Natural Especial Los Marteles y Paisaje Protegido Lomo Magullo. Nos saldremos a la derecha de la carretera y tomaremos siempre la señalización SL-1 dirección a las cascadas.

Nos adentramos al barranco por un claro de tierra y piedras en el que pronto comenzamos a ver los primeros eucaliptos, cañas y moreras. No tardaremos en volver a ver otra señalización que nos indica el camino hacía las cascadas.

Tras unos segundos escuchando agua, comenzaremos a ver una acequia a nuestra izquierda y pronto veremos las ruinas de un antiguo pozo. Ruinas de un pozo. Barranco de los Cernícalos. Senderismo en Canarias.Al sobrepasarlas tendremos que caminar unos metros por la acequia hasta poder volver a retomar la vereda que pronto dejará de ser amplia y abierta para comenzar a estrecharse a medida que ascendemos por el barranco.

 

A partir de aquí entraremos en el nivel más bajo de vegetación. Se caracteriza por haber mucha laurisilva, cañas, berros y zarzamoras. A medida que el barranco se cierra sobre nosotros la presencia del caudal de agua va siendo cada vez mayor y la vegetación más tupida, llegando a puntos en los que pasamos por estrechos caminos entre cañas de no más de 50 centímetros de ancho.Sendero en el Barranco de los Cernícalos. Senderismo en Canarias.

En cuanto esta parte del camino comienza a tornarse más inclinada empezamos a ver el ‘tesoro’ del Barranco de los cernícalos, el Sao o Sauce Canario (Salix canariensis). El Barranco de los cernícalos está especialmente protegido por albergar en su interior la mayor concentración de Saos de toda Canarias.

 

Tras haber ganado algo de altitud y separarnos un poco del cauce de agua, comenzamos a ver multitud de acebuches u olivos salvajes. A partir de aquí y hasta el final del camino la dificultad del sendero aumenta un poco, haciéndolo más divertido. El suelo ahora se compone de más tierra suelta y piedrecitas que, unido a que en esta zona la pendiente se acentúa bastante, hay que tener cuidado con los resbalones, sobre todo en la bajada.

Durante este tramo, a mitad de camino, el sendero se vuelve otra vez más abierto y es fácil ver ejemplares de lagarto y lisa canaria. En el cielo es sencillo ver cernícalos y algún que otro gavilán, además de canarios, mirlos y otras pequeñas aves.

Arroyo en el Barranco de los Cernícalos. Senderismo en Canarias.Pronto abandonamos este claro para volver a adentrarnos en el tupido bosque de laurisilva que caracteriza el lugar.

 

Llegados a este punto entramos en el tramo final del camino. Ahora el camino es más irregular, a veces llanea y otras veces encontramos pendientes acentuadas. A partir de ahora el camino trascurre al lado del cauce de agua y entre que el barranco se estrecha y la frondosidad de los árboles llega muy poca luz al suelo, en esta última parte del camino se crea una atmósfera mágica que hace soñar hasta al más racional.

 

Después de un rato subiendo y sorteando grandes piedras, raíces y árboles llegamos a la cascada principal.Cascada principal del Barranco de los Cernícalos. Senderismo en Canarias. Un doble salto de agua de aproximadamente unos 5 metros. En este punto diría que es casi obligatorio detenernos para refrescarnos, descansar y relajarnos con el sonido del agua cayendo.

A partir de aquí podemos decidir si nos damos la vuelta o continuamos durante casi un kilómetro más y vemos las otras dos cascadas que nos faltan.

Si decidimos seguir, justo detrás de la cascada, tenemos una pendiente de piedras muy inclinada que tendremos que subir; si hay que tener precaución con la subida de este pequeño tramo, en la bajada hay que tener mucho cuidado de no caernos.

El camino, al no estar acondicionado, se torna más salvaje, incluso en algunos tramos desaparece y hay que ‘intuirlo’ dejando siempre el cauce del agua a nuestra derecha.

Estos saltos de agua no son gran cosa, pero al no estar muy visitados su aspecto salvaje resulta cautivador. Así que si eres como yo, que te motiva completar los caminos por difíciles que sean, puedes hacerlo. Aunque reitero lo dicho, no es un tramo para senderistas inexpertos, pero se puede hacer si somos precavidos.

Hayamos decidido llegar al final o no, la vuelta la tenemos que hacer deshaciendo nuestros pasos y teniendo en cuenta que es muy probable que aquellas partes que presentaron alguna dificultad en la subida, en la bajada esta dificultad se verá acentuada.

Aprovecho para recordar que en todos los senderos tenemos la responsabilidad de dejar solamente la huella de nuestras botas. Por lo que te pido que te lleves toda la basura que hayas podido generar y si puedes también lo que te encuentres a la vuelta. De camino al coche hay varios contenedores de basura.

 

El Barranco de los cernícalos en un referente para el senderismo en Gran Canaria porque, además de su insólita belleza natural, es uno de los dos únicos lugares de la isla en los que puedes caminar junto a un cauce de agua durante todo el año. Al ser un camino sencillo y bien acondicionado en prácticamente todos sus tramos, podemos pasar un día en familia haciendo una actividad que engancha desde a los más pequeños hasta los más mayores.

 

Normalmente este recorrido no forma parte de la programación de La Tejana. No obstante, de vez en cuando nos gusta salirnos del programa y, en retiros especiales, disfrutamos de esta caminata que cautiva a todos los visitantes.

Volver